Controlar el territorio (estrategia)

Algunos autores afirman que el Imperio romano no cayó cuando los germanos saquearon Roma y asesinaron a Rómulo Augústulo, el último Emperador, sino mucho antes, cuando se decretó que cada ciudad debía amurallarse y defenderse por su cuenta, porque el Imperio no podía defender ya las fronteras. Es una postura lógica: cuando les dices a tus ciudadanos, o súbditos, que se preparen para defender sus casas, los ciudadanos no ven ya motivo para mantener la fidelidad a las instituciones superiores y se desata el “sálvese quien pueda”

Eso creo que es lo que está sucediendo ahora, en mayor o menor medida, en Ucrania.

El gobierno ucraniano no pude en modo alguno defender el territorio y cifra todas sus esperanzas en defender las grandes ciudades, mientras deja el resto del país en manos del enemigo, que avanza sólo limitado por su prudencia y la necesidad de mantener sus líneas de suministro.

Cuando te centras en las ciudades y abandonas el territorio, la caída es inevitable. Por mucho que estemos acostumbrados a pensar lo contrario, el activo de verdadero valor de un país es su territorio, no sus ciudades. La ciudades son consumidoras netas de recursos, mientras que el territorio es quien las alimenta. Nunca al revés.

Cuando se llega a la situación de defender las principales ciudades, cabe pensar que las fuerzas armadas no está defendiendo estas ciudades, sino que en realidad se refugian en ellas. Las tropas no defienden a los civiles: se unen a los civiles para recibir refuerzos y se escudan en ellos, dada su incapacidad para defender el territorio.

Es una constante que podemos observar en otras guerras: En la guerra civil española, cuando cayó el frente del Ebro, la República no intentó plantar una gran batalla en Barcelona, porque ya habían visto que, perdida Castilla, Madrid estaba condenado. Una vez roto el frente, la defensa de las ciudades es inútil.

Al final de la II Guerra Mundial, los alemanes no recluyeron sus tropas en las ciudades para defenderlas. De hecho, las utilizaron para lanzar una ofensiva en enero de 1945, la ofensiva de las Árdenas, aun conociendo su tremenda inferioridad. Porque sabían que defenderse en las ciudades era tanto como rendirse en diferido.

En la guerra de Vietnam, los vietnamitas no retrocedieron para defender sus ciudades: lucharon en cada selva, cada río y cada monte, porque conocían la importancia del territorio.

Si las fuerzas armadas de Ucrania se limitan a defender sus ciudades, están condenadas. Pero, como dije, quizás no están defendiendo las ciudades, sino refugiándose en ellas. Y en ese caso, lo mejor es que esto acabe cuanto antes, porque le destino está sellado y sólo se están perdiendo vidas inútilmente.

En estas circunstancias, enviarles armas no es precisamente un acto humanitario.

 

 

Share

La tentación de ampliar la guerra

Hay dos clases de personas que escriben sobre un conflicto bélico: los que analizan lo que pasa y los que analizan lo que la gente siente. Hay propagandistas en ambos grupos, por supuesto, y cínicos, y toda clase de hipócritas, pero yo, personalmente, me siento más tendente a empatizar con Mazinger Z que con Marco y su mamá.

Pior lo tanto, disculpadme si me preocupo en primer lugar por los incentivos que cada cual tiene para firmar la paz o seguir en el campo de batalla. A lo mejor debería pesnar en lo que sufre la gente, en los muertos, en el dolor y en todo eso. Y lo hago, de verdad, pero en otro lado y a otr hora, poque esa clase de ideas me temo que no ayudan a analizar nada. A sentirse mejor, puede, pero no a analizar.

Los hechos son los que son.

Rusia ha invadido Ucrania. Salvo milagro, va a aplastar el país y a imponer sus condiciones, porque Occidente no piensa, ni de coña, poner un pie allí. Va a poner armas, pero ni un soldado. Puede que la propaganda intente que aceptemos eso, pero no me parece que esté ni siquuiera cerca de conseguirlo. Ni aquí, ni en Estados Unidos.

Segundo hecho: Occidente ha impuesto sanciones económicas con el fin de llevar a la economía rusa al colapso. Haga lo que haga, Rusia va a seguir sufriendo esas sanciones durante meses, o años. Incluso si se retirase de Ucrania. Eso es así y lo sabemos. No sabemos qué clase de narrativa se emplearía para ello, pero sí la conclusión: las sanciones se mantienen. Lo hemos visto en Irán y en muchos sitios más.

Dadas estas dos premisas, ¿por qué razón iba Rusia a sufrir las sanciones sin sacar todo el beneficio posible de la situación, pésima, en que estas sanciones colocan al país? Una vez que te has llevado el castigo, ¿por qué no acrecentar el delito? ¿Van a acercentar el castigo? No lo parece. ¿Cuánto temor le queda a Rusia d enuevas sanciones? No sé si mucho, y eso no es nada bueno.

En semejante tesitura, corremos el riesgo de que al opción racional para Rusia sea ampliar la guerra, intentando resarcirse de algún modo de lo que paga en el frente económico ¿Se mantiene las sanciones? Estonia. ¿Se mantienen? Letonia… Ya sé que son territorio OTAN, por supuesto, ¿pero alguien va a desencadenar el fin del mundo por eso?

Me temo que nuestras vidas dependen de quién puñetas sujete el cubata.

Share

Alto oficial americano recomienda que los ucranios se rindan cuanto antes

Alto oficial americano recomienda que los ucranios se rindan cuanto antes. Según él, tienen ya la guerra perdida y lo ùnico a lo que va a conudcir su resistencia es a más muertes y más destrucción.

Del mismo modo, solicita que no se envíen más armas a Ucrania, proque esto sólo puede contribuir a aumentar el número de víctimas sin cambiar el resultado de la guerra.

Share

Ucrania y el Panzer General. Una simulación

A riesgo de que se me diga que frivolizo, voy a compartir un pequeño análisis que hice con el tema de Ucrania en plan juegos de guerra, aquellos juegos de guerra que seguí en mi juventud, como el Risk, o mejor aún, el Panzer General.

A mi juicio, para ganar esta guerra se necesitan al menos tres meses, y conquistar toda la costa, o al menos los puertos más relevantes. Si yo fuera el general ruso al mando, potenciaría el frente sur, donde ya tengo Crimea, y dicen que tambien Melitopol, y me centraría en conquistar Mariupol, Jerson y Odesa.

Las ciudades que parecen importantes en teoría son Jarkov y Kiev, pero esas ciudades son la típica trampa que hay que evitar, como Bruselas o Amberes en el Panzer General. Que les den: echas a los ingleses y tomas París, y luego ya vas a por Bruselas, o a por Amberes.

Eso mismo pasa con Kiev y Jarkov. Si destinas tus recursos a ellas, te van a dar por el saco, porque podrán seguir metiendo armas y suministros por mar, que es el medio que mayor volumen de suministros permite. Por eso no me extraña haber leído hoy mismo que los rusos se centran en la conquista de Jerson, una de las mayores ciudades costeras.

Cuando los ucranianos hayan perdido su salida al mar, tendrán terribles dificultades para sostener su defensa, en tiempos de guerra, o su viabilidad como país, en tiempos de paz. El resto de suministros pueden seguir llegando por la frontera Oeste, pero tendrán que llegar en camiones o en trenes, que no es lo mismo que meterlos en un barco. Todo el tema de suministros va a ser un problema para las dos partes, pero el que peor lo tiene siempre es el que tiene que dar de comer a los civiles. Por eso, por ejemplo, a los USA les encantan las guerras: proque nunca han tenido una de verdad en su territorio.

La segunda parte de esta operación, visto el mapa, es atacar Kiev desde el Norte. Mientras Bielorrusia siga del lado ruso, la capital ucraniana es muy difícil de defender, sobre todo si, como preveo, en pocas semanas se van a encontrar con el problema de alimentar a su población.

Es cuestión de contar casillas: si algunas piezas artilleras rusas tienen un alcance de 30 kilómetros, y la frontera está a 75 Km, aplastar la ciudad con fuego lejano, sin siquiera dejarse ver, no es una tarea muy complicada, ni siquiera a nivel logístico.

¿Y qué haríamos si nos tocara jugarlo del lado de los defensores? Cada cual tendrá su doctrina, pero yo defendería antes los puertos que cualquier otra cosa. Y creo que no se está haciendo.

Mi previsión son cien días, conquistar el mar, y dejar que las grandes ciudades se rindan solas, por asedio.

Que sí,que mejor la paz y todo eso, pero no recuerdo que hubiese esa opción en el Panzer General, y cada cual aprendió donde aprendió.

Share

¿Seguirá siendo obligatoria la mascarilla después de la vacuna?

Restaurante con nombre más que apropiado a la situación

Cuando se haya vacunado una parte importante de la población, llegaremos al momento de la verdad en el tema de la mascarilla.

¿Tendrán que seguir usándola los vacunados?

Se supone que una persona vacunada ni se puede contagiar ni puede contagiar a  otros, pero ya hemos visto que las personas que ya han pasado la enfermedad siguen estando obligadas al uso de mascarilla.

En mi opinión, la obligación de usar mascarilla se mantendrá durante bastante tiempo, pero por razones que poco o nada tiene que ver con las sanitarias.

¿Y por qué creo que se mantendrá esta imposición a las personas que no puedan sufrir la enfermedad ni trasmitirla?

Creo que por cuatro razones:

-Por dinero, porque el negocio de la mascarilla se está consolidando y haciendo su propio hueco y no van a faltar grupos que vistan el muñeco con ropajes de prudencia, de solidaridad o de lo que sea, para no bajarse de su lucrativa burra.

-Por comodidad de las autoridades: como es más fácil obligar a todo el mundo que mirara ver quién tiene que llevarla y quién no, se obliga a todos, y ya está, lo mismo que se obligó a llevar todos los perros atados, fuesen peligrosos o no. Seguramente lo traten de disfrazar de solidaridad, como si nos mandasen a todos llevar gafas en solidaridad con los miopes, pero en realidad se trata de pereza. Simple vagancia.

-Como demostración de poder: hacéis lo que yo diga, cuando yo diga y porque me da la gana. En España, al poder le encanta hacer ese tipo de cosas, independientemente del partido político que gobierne. Lo que cambia es el pretexto con que esto se disfraza, pero no el mecanismo: mando porque puedo, obedeces porque lo valgo, y si no estás a gusto, te vas o te sacudo.

-Por razones sociológicas, para mantener el miedo y la tensión y evitar que las consecuencias de la crisis económicas se desmadren y deriven en un problema político o social. El miedo tiene que durar tanto como la crisis, porque de lo contrario la gente podría llegar a reunirse, a hablar y a organizarse. Y eso sería muy peligroso.

Seguro que a alguien se le ocurren más razones. Pero no creo que el resultado varíe gran cosa.Poder mirar a tu vecino a la cara seguirá siendo un lujo  mientras haya quien lo considere un problema.

Share

Trump y la estrategia de la crispación preventiva

Es socialmente repugnante, pero funciona, al menos durante un tiempo. La estrategia de la crispación preventiva pone a los tuyos en guardia y los moviliza contra cualquier medida que el otro bando, porque se trata de bandos, pueda tomar contra tus intereses. Es como llamar machista a alguien antes de que abra la boca. Es como llamar racista a alguien antes de que abra la boca: lo que importa es que no abra la boca, no lo que vaya a decir.

Con la dilación en la entrega de Poderes, Donald Trump sigue esa estrategia: son ilegítimos, quieren cambiar nuestra sociedad y van a por nuestra libertades. Ya lo sabéis. Ya lo veréis.

Una vez creado el prejuicio, la otra parte tiene que combatirlo antes de actuar, lo que desgasta sus energías antes incluso de dar el primer paso. En los últimos tiempos, es una estrategia utilizada por todo tipo de activismos para sacar temas incómodos de la agenda.

Lo peor de todo es que se trata de una estrategia racional. Tan racional como robar, porque lo que se roba siempre sale barato. Tan racional como abusar del débil, porque el débil genera pocos riesgos. Tan racional como pedir a los demás lo que nunca estaría dispuesto a dar uno mismo, porque eso genera un margen de beneficio completamente envidiable.

¿Qué puede perder, a estas alturas, un personaje como Trump, al dilatar al máximo la pacífica entrega de poderes. desde el punto de vista de una persona sensata, su prestigio, su credibilidad, todo. Desde el punto de vista de alguien a quien la opinión de los demás le acaricia la entrepierna como un viento caribeño, no hay nada que perder. Ya le llaman psicópata. Ya le llaman gilipollas. Ya le llaman dictador. ¿qué más pueden llamarle?

Ese es el problema de cargar las tintas contra alguien a la menor oportunidad: que lo inmunizas. Que le da igual. Que la segunda bofetada ya no añade ni ofensa ni dolor, igual que la segunda bofetada que el maltratador da a la maltratada ya no añade pena de cárcel y sale gratis.

A Trump ya le da igual. No le queda nada que perder. No podemso esperar decisiones racionales de alguien a quien no le queda nada que perder.

Sería bueno estar más atentos a ese modo de calcular las cosas. Sería bueno estar más atento, como los antiguos, a sabes construir puentes de plata.

 

Share

¿Y qué pasa con la gripe de este año?

Tal y como se nos cuenta en este enlace, la campaña de vacunación de este año contra la gripe comenzó en Castilla y León el 29 de Octubre y se extendió hasta el 13 de Diciembre. En otras Comunidades, las fechas serían similares. Todo fue según lo previsto, sin sorpresas ni sobresaltos, siguiendo una serie de pautas científicas, etc.

En mi entorno, se vacunaron tres personas, como cada año, por ser mayores o pertenecer a grupos de riesgo. Y si existió una campaña de la gripe fue porque ya había una cepa identificada, se creó una vacuna se distribuyó etc. Como todos los años.

Hasta ahí todo correcto, ¿Pero alguien puede decirnos qué ha pasado con la gripe de este año? ¿Hay algún dato sobre su extensión, las hospitalizaciones y los fallecimientos que está causando?Y no voy por el lado de la conspiración ni nada semejante, pero me empiezo a preguntar si no lo estarán metiendo todo en el mismo saco.

Porque está claro que el CoVid-19 no es una gripe, pero tampoco sustituye al brote anual, contra el que ya se había vacunado a la población.

Con vacunas y todo, la gripe causaba entre seis miel y diez mil muertos cada año, y los hospitales estaban todos los inviernos a reventar de personas mayores o vulnerables con problemas respiratorios. ¿Y este año, qué pasa? ¿No nos los estarán colocando todos como coronavirus, así, de rondón?

No digo que suceda tal cosa, pero dejo ahí al pregunta pro si alguien tiene un modo, el que sea de responderla.

Porque la otra opción, la sensata, es que tenemos por un lado el virus anual de la gripe, el que estaba previsto y estudiado, y por otro, a mayores, el coronavirus. Y el colapso sanitario viene de la suma de ambos, no de sólo uno de ellos.

¿Alguno conocéis a alguien que este año haya muerto de gripe? ¿Qué está pasando con la cepa de este año?

No sé… Me parece que hay un problema estadístico en alguna parte.

Pensando bien, digo.

 

Share

El carné de inmunizado. Una visión germánica del asunto vírico

Cada país, por su cultura, ve las cosas de una manera. De eso va en realidad la diversidad, un concepto que nos gusta mucho en teoría hasta que descubrimos que, en la práctica, significa que los demás no tienen los mismos valores que nosotros. Y entonces nos cabreamos. O se cabrean alguno.

Las explicaciones que se dan en cada país dependen también de varios factores: de los intereses del que las da, de la tolerancia del público ante las chorradas (hay países donde ahorcarían a  un político que no permitiese preguntas en una rueda de prensa) y del nivel que se presupone a la audiencia: Porque en todas partes hay gente que se entera de lo que le cuentan y gente que no se entera de nada, pero cada país tiene un nivel socialmente aceptado a al hora de hablar “para todos”. Si hablas por encima eres elitista, y si hablas por debajo, los tomas por gilipollas. Funciona así.

Al hilo de esto, os quería contar que hace un par de días me mandaron dos o tres audios que circulan ahora por las redes alemanas y que salieron de las radio bávara y de Berlín respectivamente. No sé si estoy de acuerdo o no, pero creo que es interesante compartir la idea.

Según parece, el objetivo de las cuarentenas y medidas de aislamiento, no es que la gente no coja la enfermedad, sino que la coja a un ritmo que pueda ser asumido por el sistema de salud. Es a lo que aquí venimos llamando “aplanar la curva”. Vale.

La cantidad de gente susceptible de contagiarse, depende dela población total, menos el número de los que ya se han inmunizado, pero mientras no tengamos una vacuna, los inmunizados serán simplemente los que ya pasaron la enfermedad.

Por tanto, mientras no salga la vacuna, y eso puede llevar año y pico, sólo ha dos opciones:

-Parar el país masivamente cada vez que surja un rebrote, y surgirán más, toda vez que se va a intentar reabrir una economía que a día de  hoy es necesariamente abierta.

-Crear una especie de carné de inmunizado, a base de hacer millones de análisis, de manera que quienes lo tengan puedan salir a la calle y hacer vida normal, mientras los demás deben permanecer confinados.

En el mundo germánico (Austria, Alemania, UK, Holanda, Suecia…) parecen decididos por la segunda opción. Que la gente que haya pasado la enfermedad, aunque sea muy leve y de manera asintomática, sirva de escudo para el resto y se ocupe de mantener en marcha los países. Y a su modo de ver, cuanto mayor sea ese grupo, sin que los sistemas sanitarios se colapsen, menor será el golpe, sanitario y económico, que reciban nuestras sociedades.

De eso va para ellos el desafío: de inmunizar a la mayor cantidad de población con el menor número de muertos, de modo que al llegar la segunda ola, que llegará, se pueda contar con varios millones de inmunizados con carné: gente a la que no afecten las restricciones.

Lo que yo me pregunto es que pasaría aquí si la gente pudiese saltarse todas las restricciones por el simple hecho de haber pasado ya la enfermedad. Y también, por el lado contrario, si tiene sentido mantener encerrada en casa a gente que ya no puede infectarse. ¿Por qué? ¿Por solidaridad? ¿Por jodernos todos juntos?

Por mucho que se globalice el mundo, las culturas siguen siendo diferentes. Sobre todo cuando no se trata de qué refresco azucarado preferimos, sino de cosas que realmente importan.

Share

Minar Keith y la United Fruit Company. Una historia bananera

CUANDO Minar C. Keith murió todos los periódicos publicaron su fotografía: un hombre de ojos brillantes con nariz de águila, vientre respetable y una mirada de desasosiego.
Minar C. Keith, hijo de un hombre rico, nació en una familia que apreciaba el olor del dinero; eran capaces de oler dinero en cualquier punto del globo.
Su tío era Henry Meiggs, el Don Enrique de la Costa Oeste. Su padre tenía grandes empresas madereras y propiedades en Brooklyn;
el joven Keith era una astilla de ese palo.
(En el cuarenta y nueve Don Enrique había llegado a San Francisco con la fiebre del oro. No se lanzó a buscarlo en las colinas ni se murió de sed revolviendo el polvo de álcali de Death Valley. Él les vendía equipos a los demás. Se quedó en San Francisco y jugó a la política y a las altas finanzas hasta que se embarró demasiado y tuvo que embarcarse de apuro.
El barco lo llevó a Chile. En Chile olió dinero.
Era un capitalista yanqui. Construyó el ferrocarril de Santiago a Valparaíso. En las islas Chincha había depósitos de guano. Meiggs sintió que el guano olía a dinero. Con el guano hizo una fortuna, se convirtió en una potencia de la Costa Oeste, manejó cifras, ferrocarriles, ejércitos, la política de los caciques: todos eran para él fichas de una partida de póquer. Cuando la suerte le daba buenas cartas, acumulaba dólares.
Financió los increíbles ferrocarriles de los Andes).
Cuando Tomás Guardia llegó a ser dictador de Costa Rica, le escribió a Don Enrique para pedirle que le construyera un ferrocarril;
Meiggs estaba trabajando en los Andes, pero un contrato de 75.000 dólares valía la pena,
así que mandó llamar a su sobrino Minar Keith.
Donde pisaba esta familia no crecía la hierba.
A los dieciséis años Minar Keith vendía cuellos y corbatas por su cuenta en una sastrería.
Después de eso fue capataz de un aserradero y propietario de otro.
Cuando su papaíto compró Padre Island, cerca de Corpus Christi, Texas, mandó a Minar a explotar la zona.
En Padre Island, Minar se dedicó a la ganadería y a la pesca, pero con eso no se hacía dinero suficientemente rápido, de modo que compró cerdos y los alimentó con carne de novillos y pescado, pero los cerdos no daban dinero fácil, así que cuando lo enviaron a Limón se alegró.
Limón era uno de los peores focos de peste del Caribe, hasta los nativos se morían de malaria, fiebre amarilla, disentería.
Keith subió hasta Nueva Orleans en el vapor John G. Meiggs a contratar mano de obra para la construcción del ferrocarril. Ofreció un dólar por día además de la comida y contrató setecientos hombres. Algunos habían sido filibusteros en las épocas de William Walker.
Sólo sobrevivieron veinticinco.
Los esqueletos húmedos de whisky de los demás se pudrieron en los pantanos.
En un segundo viaje se llevó mil quinientos. Murieron todos, para demostrar quizá que sólo los negros de Jamaica eran capaces de vivir en Limón. Minar Keith no murió.
En 1882 había instalados treinta kilómetros de ferrocarril y Keith debía un millón de dólares;
el ferrocarril no tenía nada que transportar.
Keith hizo plantar plátanos para que el ferrocarril tuviera algo que transportar; para comercializar los plátanos tuvo que meterse en el negocio del transporte;
así empezó el comercio de frutas del Caribe.
Ni un momento los trabajadores dejaban de morirse de malaria, fiebre amarilla y disentería.
Hasta los tres hermanos de Minar Keith murieron.
Pero Minar Keith no murió.
Él construyó ferrocarriles, abrió tiendas de ultramarinos en Bluefields, Belice, Limón, compró y vendió caucho, vainilla, carey, zarzaparrilla, compraba todo lo que costara poco y vendía todo lo que pudiese cobrar caro.
En 1898, en colaboración con la Boston Fruit Company, fundó la United Fruit Company, que desde entonces pasó a ser uno de los consorcios industriales más poderosos del mundo.
En 1912 incorporó a su emporio el Ferrocarril Internacional de Centroamérica;
todo empezó con los plátanos;
en Europa y Estados Unidos la gente había empezado a comerlos, de modo que talaron las selvas de Centroamérica para plantar más y construyeron ferrocarriles para transportarlos, y todos los años más y más barcos de la Gran Flota Blanca partían hacia el norte cargados de plátanos
y ésta es la historia del imperio americano del Caribe y del Canal de Panamá y del futuro Canal de Nicaragua y de los marines y los destructores y las bayonetas.

 

John Dos Passos. Paralelo 42

Share

Pedro Sánchez en el Paraíso de los estrategas

Se prepara una nueva entrega de los Juegos del Hambre…

El resultado electoral que acaba de cosechar Pedro Sánchez es el puñetero Paraíso de los estrategas. Si lo gestiona bien, puede permanecer cuatro años en la Moncloa sin mayores esfuerzos, cabreando a un número no desproporcionado de sus votantes. En eso consiste precisamente el Paraíso.

La investidura no tendrá ningún problema. Harán el paripé y callarán hasta que pasen las elecciones municipales y autonómicas, que son las que verdaderamente interesan a los Partidos, porque ahí es donde se reparten los servicios de limpieza, los contratos de los hospitales y los bares de las piscinas, pero pasado este trago, Sánchez tendrá que limitarse a elegir entre Podemos y Ciudadanos.

Lo normal es que se decante por Podemos y que le ofrezca la sangre de cien vírgenes a los separatistas. Da igual. Un referéndum, un relator o una parcela en la Tierra Media.

Con el ejecutivo en sus manos, y cuatro carguitos repartidos, le tocará gobernar, y aquí está la gracia: podrá gobernar cumpliendo justa y exactamente lo que le dé la puta gana de lo pactado con Podemos y los separatistas. De lo prometido, la mitad, y de esa mitad, a la práctica, lo justo. Y si chilláis muchos, ya me aprobará Ciudadanos los presupuestos y nombro un ministro naranja a media legislatura, para que aprendáis.

En todo momento va a disponer de dos opciones: la morada y la naranja. Y el que sep pase pidiendo, acaba en la calle.

Podemos se ha metido un batacazo considerable y necesita convencer a sus votantes de que va a poner en valor sus escaños. Ribera sabe que es su ocasión para liderar la derecha, tras el desastre del PP.

Un ejemplo: Subimos los impuestos un 10% a las rentas de más de 60.000 € dice Podemos, por ejemplo. El PSOE, que sabemos quién es, ofrece subirlos un 3% a las rentas de más de 80.000. O lo tomas, o me voy con Ribera. ¿Quieres aparecer tú como el adalid de la redistribución o que aparezcan lso naranjas como quienes consiguieron moderar la subida?

Y como eso, todo. Migajas para los nacionalistas, gestos para la galería, pero la monarquía no se debate, el referéndum no se concede, la reforma laboral del PP no se revierte. A Franco se le desentierra, a las feministas se las riega de millones para que sigan por ahí enseñando las tetas en señal de protesta, pero la cartera de los ricos ni tocarla.

Y si no os va bien, coalición encubierta con Ribera.

¿Alguien duda de que el poder financiero internacional ya está trabajando en este escenario? Y si algo va mal, la culpa es de esos rojos de mierda, como siempre. Les ha salido redondo.

 

 

Share