¿Seguirá siendo obligatoria la mascarilla después de la vacuna?

Restaurante con nombre más que apropiado a la situación

Cuando se haya vacunado una parte importante de la población, llegaremos al momento de la verdad en el tema de la mascarilla.

¿Tendrán que seguir usándola los vacunados?

Se supone que una persona vacunada ni se puede contagiar ni puede contagiar a  otros, pero ya hemos visto que las personas que ya han pasado la enfermedad siguen estando obligadas al uso de mascarilla.

En mi opinión, la obligación de usar mascarilla se mantendrá durante bastante tiempo, pero por razones que poco o nada tiene que ver con las sanitarias.

¿Y por qué creo que se mantendrá esta imposición a las personas que no puedan sufrir la enfermedad ni trasmitirla?

Creo que por cuatro razones:

-Por dinero, porque el negocio de la mascarilla se está consolidando y haciendo su propio hueco y no van a faltar grupos que vistan el muñeco con ropajes de prudencia, de solidaridad o de lo que sea, para no bajarse de su lucrativa burra.

-Por comodidad de las autoridades: como es más fácil obligar a todo el mundo que mirara ver quién tiene que llevarla y quién no, se obliga a todos, y ya está, lo mismo que se obligó a llevar todos los perros atados, fuesen peligrosos o no. Seguramente lo traten de disfrazar de solidaridad, como si nos mandasen a todos llevar gafas en solidaridad con los miopes, pero en realidad se trata de pereza. Simple vagancia.

-Como demostración de poder: hacéis lo que yo diga, cuando yo diga y porque me da la gana. En España, al poder le encanta hacer ese tipo de cosas, independientemente del partido político que gobierne. Lo que cambia es el pretexto con que esto se disfraza, pero no el mecanismo: mando porque puedo, obedeces porque lo valgo, y si no estás a gusto, te vas o te sacudo.

-Por razones sociológicas, para mantener el miedo y la tensión y evitar que las consecuencias de la crisis económicas se desmadren y deriven en un problema político o social. El miedo tiene que durar tanto como la crisis, porque de lo contrario la gente podría llegar a reunirse, a hablar y a organizarse. Y eso sería muy peligroso.

Seguro que a alguien se le ocurren más razones. Pero no creo que el resultado varíe gran cosa.Poder mirar a tu vecino a la cara seguirá siendo un lujo  mientras haya quien lo considere un problema.

econline

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.