el 70% de los refugiados son varones adultos. ¿Dejan en la guerra a sus mujeres y niños?

refugiadosSegún datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, al menos un 70% de los refugiados que están llegando en el último año a Europa son varones adultos, lo que ha hecho preguntarse a muchos qué es lo que ocurre con sus mujeres e hijos.

La respuesta, según varias agencias de cooperantes, es simple: efectivamente, los dejan en los escenarios de la guerra, ya sea por el coste del viaje, que no es posible para todos los miembros de la familia, o ya sea por razones culturales, pues al considerarse a la mujer un ser de valor inferior no vale la pena el coste que supone traerla a Europa, o se considera indeseable que entre en contacto con las costumbres Occidentales.

Estas cifras explicarían el hecho, a primera vista llamativo, de que entre los ahogados  en las playas griegas haya tan pocas mujeres y tan pocas niñas. Hay que celebrar que se salven por supuesto, pero hay que estar también atentos a esos datos, que a menudo dicen más de lo que queremos escuchar:Casi nadie se toma la molestia de traerse a una niña desde Siria, incluidos algunos refugiados que se hicieron famosos por llevar un crío en brazos mientras sus hijas se quedaron en Siria, amenazadas por los rigores y el horror de la guerra.

No son refugiados. No nos conviene tener entre nosotros a gente con esa escala de valores. No quiero un vecino que ha dejado abandonados a su mujer y a sus hijos e medio de la guerra. No lo quiero a mi lado y no me fío de él.

La solución al problema, si la hay, no pasa en modo alguno por ocultar estos datos o eludir el debate. Tenemos lo que tenemos, y la realidad es  que se declaran refugiados unos hombres que dejan atrás, en la guerra, a sus mujeres.

No, amigos buenrollistas: eso nunca lo hicimos los europeos. No lo hicimos jamás

Share

El derecho a decidir… ¿El qué? Una trampa escondida

¿Qué coño es eso de los bytes?

Para semejante viaje…

De vez en cuando hay que regresar a los áridos días de la escuela en que estudiábamos gramática y nos peleábamos con aquello de los verbos transitivos e intransitivos. Nadie lo hubiese supuesto, pero resulta que aquellos temas se están convirtiendo en cuestión de actualidad y quizás fuese buena cosa echar mano a los apuntes o pedir prestado el libro de lengua a a un hijo o un sobrino. Y es que resulta que el verbo decidir es transitivo, o sea, que hay que decidir algo. Ese algo es el objeto o complemento directo, por cierto.

Cuando el líder de Podemos habla de que está a favor del derecho a decidir, viene a decir en el fondo que está a favor de celebrar el día de la Madre. La gran pregunta aquí es el objeto directo. ¿Derecho a decidir qué?

A continuación, si hacemos caso de sus reiteradas declaraciones, nos enteramos de que propone un proceso a la escocesa, en que ambas partes negocien los términos de un acuerdo y ese acuerdo se someta a votación. En principio parece muy bonito, ¿pero alguien podría concretar un poco? ¿Sobre qué términos se plantearía ese acuerdo? ¿Qué estaría dispuesta a ofrecer una u otra parte?

¿Se aclararía de algún modo la permanencia en el Euro o la Comunidad Europea? ¿Se pondrían de acuerdo en el reparto de la deuda pública o en el modo de pagar las pensiones a los que han estado cotizando? ¿Qué pasaría con la nacionalidad? ¿Cual sería el mínimo aceptable para dar por bueno el resultado? ¿la mitad más uno del censo? ¿Una mayoría cualificada? ¿ O la mayoría simple que en una comunidad de vecinos no basta ni para cambiar los buzones?

No seamos ilusos: si hasta las CUP han logrado el imposible metafísico de empatar exactamente en una votación interna en la que participan 3000 personas, ¿cómo demonios podemos pretender que se llegase a un acuerdo sobre semejante cantidad de temas enfrentados? El acuerdo que se debería decidir no llegaría nunca. No habría acuerdo de ningún tipo y al final estaríamos donde estamos: en que unos dicen que sí, por narices, y otros que no, por las mismas narices.

El derecho a decidir es una trampa. Una ilusión óptica. Un espejismo. Una chorrada.

Share

El problema hay que arreglarlo allí (esa tontería)

Presos palestinos

Cada vez que oigo que el problema de las migraciones masivas hay que resolverlo en los países de origen me echo la mano a la cabeza. Si no fuese porque se trata de una frase hueca, de un vulgar intento por poner la solución más lejos y evitar preguntas incómodas (como los que empezaban los cuentos diciendo que fue hace mucho tiempo y en un país lejano), pensaría que los que lo dicen lo hacen a mala fe.

Yo no sé si esta gente se da cuenta de lo que en realidad  propone…

¿Arreglar el problema allí? ¿Y eso qué significa? ¿Imponerles nuestras leyes? ¿Imponerles nuestras costumbres? ¿Cómo vamos a areglarlo, por ejemplo, sin una legislación que obligue a respetar a la mujer, que es el 51 % de la población, nada menos? ¿Cómo vamos a generar desarrollo en países con un difuso derecho  la propiedad?

¿Se dan cuenta de que lo planteado supone considerarlos menores de edad o algo similar? Vamos allí, revisamos sus leyes y su modo de vida y les decimos: esto es bueno, esto es malo, esto no se hace, nene, caca…

Cualquiera que fuese a otro país en esas condiciones sería tachado inmediatamente de colonialista o imperialista. ¿O es que se refieren a conceder pequeñas limosnas para construir una escuela o excavar un pozo? No lo creo…

Ahora que hemos visto lo que pasa cuando desaparecen sus dictadores, ¿pretendemos cambiar de un plumazo su sistema social, aunque sea tribal? ¿Pretendemos erradicar su corrupción si ni siquiera podemos hacerlo con la nuestra? ¿Somos tan soberbios que pretendemos arrogarnos el derecho a acabar con la soberanía de los demás y tutelarlos?

Yo ya no sé si es buenismo, estupidez o mala leche. No sé…

 

Share

El día de la úlcera

La cueva de Alí Babá...

Nada nos quitará el ardor

Me temo que demasiada gente ha puesto demasiadas esperanzas en las elecciones de este domingo.

Me temo que demasiada gente, de pronto, como becerros primaverales, han olvidado sus experiencias y han empezado a creer en promesas electorales, cantos de regeneración y otras milongas porteñas.

Lo que está claro, sin embargo, es que después de las elecciones hay medio año, con verano de por medio, para hacer el paripé, unas elecciones generales y luego nada menos que cuatro años sin más elecciones: cuatro años de puñetera, lisa y radiante impunidad para los políticos.

¿No habíais caído? Por eso ocultan como locos sus futuros pactos: porque en cuanto pasen las generales de Noviembre podrán hacer y deshacer a su antojo, sin miedo y sin vergüenza, sin elecciones que les interrumpan salvo alguna cosilla suelta, como las gallegas o las vascas.

Y entonces, tras las generales, cuando por fin puedan constituir los ayuntamientos y las Autonomías como les dé la gana, o reajustar las ficciones actuales con las correspondientes mociones de censura, entonces sí, entonces podrán ya contratar a quien les dé la puta gana para parques y jardines, podrán decidir quién arregla las aceras y quién se queda con el bar de las piscinas, que es lo que realmente le interesa a los militantes de base.

Ese será el día de la úlcera: cuando comprendamos que tienen cuatro años para multiplicar los cargos, cuatro años para demostrarnos que una coalición significa multiplicar las pagas y las sillas, en vez de repartirlas, cuatro años para que la niña de Mengano trabaje en la Diputación y el chaval de Zutano le quite la plaza al tuyo, gran idiota, que aún creías otra cosa.

No digas luego que no te avisaron…

Share

Datos sobre el uso actual del petróleo

La droga a la que somos adictos

La droga a la que somos adictos

El consumo promedio mundial de energía per cápita y año, expresado en equivalentes de petróleo, sería de 1,5 toneladas. En W sería 2.500 W de potencia de forma permanente en uso. [Fuente: Pedro Prieto (2012)] 

Los combustibles fósiles representan el 98% del consumo energético del sector del trasporte a nivel mundial (25.000 TWh / año) [Fuente: Johansson, Liljequist, Ohlander y Aleklett (2010)] 

El estadounidense medio consume diariamente la energía equivalente a 150 esclavos trabajando las 24 horas del día para él [Fuente: Heinberg (2003) p. 30-31]. 

La fabricación de un automóvil consume la energía equivalente a 20 barriles de petróleo. [Fuente: Sullivan Advisory] Otras estimaciones dicen que la energía consumida (embeded energy) de un coche es 0.27 Terajulios = 270 GJ = 6,42 toe = 44 barriles de petróleo. Si con cada barril de petróleo se puede viajar de promedio alrededor de 1.400 kilometros en un coche de serie, lo que significa que la energía empleada en la fabricación de un coche es equivalente al combustible que se consume en el mismo coche para viajar 61.600 kilometros, es decir, ¡más de vuelta y media alrededor del planeta! [Fuente: Wikipedia] La energía consumida en la fabricación sería de un 16,7% de todo lo que consumirá durante su vida útil (estimada en 13 años). Esto significa un 234% de lo que el coche consume en un año circulando. [Fuente: Murphy (2008: 135, 139)] 

La fabricación de un ordenador personal consume diez veces su peso en combustibles fósiles. [Fuente: Sullivan Advisory] Para producir un PC de sobremesa con un monitor CRT se necesitan 7,320 MJ de energía y 290 kg de combustibles fósiles. (Fuente: E.D.Williams (2004)] 

La producción de microchips consume 630 gramos de combustibles fósiles por cada gramo de peso del chip. [Fuente: Sullivan Advisory] 

Una búsqueda normal en Google puede implicar la generación de entre 1 y 10 g de CO2 [Fuente: Jonathan Leake y Richard Woods (2009)]. 

El presupuesto de petróleo en 2010 suponia el 27% de los costes de la aviación comercial en España [Fuente: Las propias líneas aéreas, citado por Europa Press] 


# Datos sobre los agrocombustibles # 

Si toda la caña de azúcar en el mundo se destina a la producción de etanol, reemplazaría sólo el 2,5% (620 TWh) de combustibles fósiles que se consumen actualmente en el sector del trasporte (25.000 TWh). [Fuente: Johansson, Liljequist, Ohlander y Aleklett (2010)] 

Si se hiciese con todo el maíz del mundo, serían 1.600 TWh (6,4%). [Fuente: Johansson, Liljequist, Ohlander y Aleklett (2010)] 

Con toda la soja mundial destinada a biodiesel de soja 400 TWh (1,6%). [Fuente: Johansson, Liljequist, Ohlander y Aleklett (2010)] 

Con el biodiesel de aceite de palma 250 TWh (1%). [Fuente: Johansson, Liljequist, Ohlander y Aleklett (2010)] 


# Los datos sobre la agricultura y ganadería industriales, y el crecimiento de la población que permitió el petróleo # 

Gracias a la utilización de combustibles fósiles, aumentaron en gran medida la producción de alimentos. La población creció en paralelo al consumo de combustible. Ahora, la población mundial es de alrededor de 7,2 mil millones, en comparación con los cerca de 450 millones de personas que había en 1500, esto significa que se ha multiplicado por más de 10 [Fuente: Gail Tverberg (2011)] 

Producir cada caloría de alimento requiere consumir alrededor de 10 calorías de petróleo, incluyendo lo consumido en la explotación, transporte, transformación y elaboración. [Fuente:Charles Hall & John Day] 

En los sistemas agrícolas tradicionales, con anterioridad a la industrialización, podían obtener más de 5 calorías de alimento por cada caloría invertida en su producción (20 en el caso de los cultivos tradicionales de cereales en Castilla y hasta 50 calorías en el caso de la agricultura tradicional china). [Fuente: (Murphy, 2008: 184) y (Véspera de Nada 2008)] 

El sector de la alimentación consume el 19% de toda la energía en los Estados Unidos. [Fuente:Charles Hall & John Day]

El 40% del grano que se cultiva en el planeta (47 millones de hectáreas) es para alimentar el ganado. Si se destinan a alimentar a los seres humanos servirían de alimento suficiente para más de 3.500 millones de personas. [Fuente: Gustavo Duch] 

El 70% del maíz cultivado en los EE.UU. es para alimentar el ganado. Al ganado en todo el mundo, se destina el 66% de la tierra agrícola total, además de un 33% de la pesca. [Fuente: Albert Bates (2006) p. 76-77]. 

En 1945 una granja típica estadounidense produjo 2.500 calorías de alimento por cada caloría empleada en su cultivo; en 1975 esta proporción había descendido a 1:1 y hoy sería de alrededor de 1 caloría de alimento por cada 10 empleadas [Fuente: Bermejo (2008) p. 157]. Si consideramos los fertilizantes, pesticidas, maquinaria, riego, refrigeración y transporte, la proporción actual sería de 1 caloría de alimento producido ¡por 2.000 calorías gastadas! [Fuente: Bates (2006)] 

En los EE.UU. la preparación de un plato cocinado necesita de 7,4 calorías. A nivel mundial esta relación es de 1:5. La mayor parte de esta energía proviene de fuentes fósiles. [Fuente: Aleklett (2010)] 

Entre 2.500 y 4.000 km se encuentra el recorrido promedio de frutas y verduras desde las granjas y almacenes de los productores hasta las tiendas en los países industrializados [Fuente: Bermejo (2008) p. 155]. 

El precio de la leche en el Reino Unido está ligado en un 60% al precio del petróleo [Fuente: Simon Snowden, citado por Aleklett]. 

La alimentación de 6.700 millones de personas, que es de 2.500 cal / persona, equivalentes a 7.100 TWh, que si se expresa en la energía equivalente en petróleo sería de 12 millones de barriles / día. [Fuente: Aleklett (2010)] 

Si multiplicamos estas calorías por el coste global medio que cuesta llevarlas al plato, equivaldrían a 60 millones de barriles / día, el 30% de todo el consumo de combustibles fósiles en todo el mundo [Fuente: Aleklett (2010)] 

La energía neta obtenida de la agricultura a nivel mundial en 2006 fue de entre 7.200 y 9.300 TWh. [Fuente: Aleklett (2010)] 

Un estadounidense gastaba durante su vida (a partir de 1997) 1.870 barriles de petróleo y 118 kg de pesticidas para producir los alimentos que consume. [Fuente: Youngquist (1997)] 
Los datos sobre la relación entre el petróleo y la economía y sobre el valor de la energía 

Un aumento en los precios en términos reales del petróleo de 10 dólares se traduce en una reducción del crecimiento económico mundial de entre 0,4 y 1% en el año siguiente. [Fuente: Dr. Mingqi Li (2012)] Otros analistas estiman que de cada 10 dólares de aumento equivalen a un descenso de entre el 0,2 y el 0,3% del crecimiento del PIB en Europa. [Fuente: Carlos Montero (2012)] 

El precio máximo que un país industrializado puede pagar por su energía es de alrededor del 10% de su PIB. [Fuente: James Hamilton, citado por Antonio Turiel (2011)] 

En 2001, perforar un nuevo pozo costaba de 10 a 20 dólares por barril de petróleo producido. Hoy en día se estima entre 50 y 60 dólares en los pozos en el Golfo de México o en las arenas asfálticas de Canadá. [Fuente: Chris Kahn (2011)] 

Un kilovatio/hora en España (en 2011) cuesta unos 15 centavos de dólar y es equivalente a 10 horas de trabajo de una persona. [Fuente: Antonio Turiel (2011)] 

A 100 dólares el barril, 1 litro de petróleo cuesta poco menos de 63 centavos de dólar (48 céntimos de euro en Diciembre 2011) y contiene la energía que un joven, sano y fuerte podría hacer trabajando sin parar durante 4 días y medio. [Fuente: Antonio Turiel (2011)] 


# Los datos sobre el crecimiento económico, la deuda, el sistema financiero…# 

Los estados sobreendeudados necesitan crecer a un ritmo del 3-5% anual, para poder recaudar vía impuestos suficiente dinero para pagar por lo que deben y continuar siendo solventes. [Fuente:Euan Mearns (2011)] 

Share

Historia y razones de nuestro hundimiento. La estructura económica de la crisis.

¿Sabe un pez que su nariz está húmeda? Probablemente no. Sabe que nada en el agua, y  supone que es la única forma de vivir que existe.

Vivimos en un mundo económico. Los modelos económicos que se desarrollaron hace años se crearon con base en observaciones de cómo la economía parecía funcionar en aquel momento. Conforme pasa el tiempo, cada vez es más claro que los primeros economistas pasaron por alto algunas importantes conexiones . Quizás las más relevante de estas omisiones sea el papel de la energía y su conexión con la economía. 

Se necesita energía para hacer cualquier cosa, desde una pieza de acero a una hogaza de pan. Se necesita energía para el transporte de cualquier mercancía. Los seres humanos necesitan la energía en forma de alimentos para seguir viviendo. Por tanto, es evidente que la energía debe tener un lugar en los modelos económicos.

Por tanto, hay una serie de temas que considero prioritarios:

1. Los seres humanos han evolucionado para ser dependientes de la energía externa.

2. Los seres humanos complementan su propio suministro de energía con energía externa de diversos tipos. En general, cuanta más energía externa se utiliza, mayor es el control humano sobre el entorno.

3.Desde hace más de un millón de años los seres humanos han sido capaces de controlar el fuego, lo que ha conducido a nuestra especie a bucles de retroalimentación favorables, debido al aumento de la eficiencia en la producción de bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades básicas. Estos bucles permiten el crecimiento continuo de la población y el crecimiento económico.

4. Ahora estamos llegando a los límites de estos bucles de retroalimentación. El resultado son ciclos de retroalimentación que están cambiando de evaluaciones favorables hacia un proceso de la contracción.

5. Parte de este cambio de ciclo se debe al coste de las fuentes de energía, tales como el petróleo. Un aumento en el precio del petróleo tiende a reducir los salarios de los trabajadores (a causa de los despidos), así como a reducir los ingresos discrecionales (debido al aumento de precio de los alimentos y los desplazamientos), contribuyendo a acentuar la tendencia a la contracción.

Todo esto es muy preocupante, ya que en el pasado, los bucles de retroalimentación adversos de este tipo parecen haber llevado al colapso de civilizaciones enteras.

Los distintos tipos de energía

El tipo más básico de la energía, al menos desde un punto de vista práctico, es la energía humana. Esta es la energía que a nosotros, como seres humanos, nos permite mover nuestros propios cuerpos y nos permite pensar. O dicho de otro modo: nuestra propia energía animal o biológica. 

Para poder utilizar la energía humana, los seres humanos necesitan comer alimentos acordes a su fisiología. La mayor parte de este alimento procede de plantas y animales que procesamos de alguna manera para este propósito. (Este proceso normalmente requiere algún tipo de energía.) 

Los seres humanos son capaces de aumentar nuestra propia energía con diversos tipos de energía externa. Una fuente muy antigua de  energía externa es la quema de madera y otra materia vegetal. Esta energía se utiliza para mantenerse caliente, cocción de alimentos, fabricación de herramientas más agudas o alejar a los depredadores. Otra fuente muy antigua de la energía externa es la de los perros, entrenados para ayudar en la caza o en la vigilancia, y la de animales de tiro, entrenados para ayudar con el arado y otras tareas.

Los seres humanos han aprendido a aprovechar otras  fuentes de energía, como el viento, el agua y la energía geotérmica. En los últimos 200 años, el uso de combustibles fósiles (carbón, gas natural y petróleo) han ampliado en gran medida la cantidad de energía disponible para los seres humanos.

Los combustibles fósiles son importantes, no sólo porque se pueden quemar directamente, sino porque permiten el uso de electricidad a partir de una amplia gama de fuentes, incluyendo fotovoltaica, hidroeléctrica, nuclear y solar.

A menudo  pensamos en estas últimas fuentes como fuentes de combustibles distintas al carbono, pero sólo están disponibles dentro de un sistema alimentado por combustibles fósiles. Pero lo cierto es que se necesitan combustibles fósiles para crear metales en la cantidad necesaria para la transmisión eléctrica, y también son necesarios combustibles fósiles para fabricar y transportar el tipo de hormigón utilizado en presas hidroeléctricas, olas turbinas de viento, o incluso para purificar silicio y otros materiales utilizados en la fabricación de energía solar fotovoltaica .

Por eso, aunque se hable de un sistema que no requiere de combustibles fósiles, no es posible en estos momentos determinar cómo podría funcionar todo este sistema en ausencia de combustibles fósiles. Lo único que nos queda es consumir con moderación estos combustibles en la etapa de transición.

La energía externa como  necesidad humana

La mayoría de los animales parecen sobrevivir perfectamente sin energía externa, aparte de los rayos del sol. Viven en las partes del mundo donde se han adaptado a las condiciones externas y eso les basta. La naturaleza les imponer el equilibrio con sus depredadores, y el número de una determinada especie puede crecer por un tiempo, pero si el número crece demasiado, la especie va a agotar los alimentos, lo que lleva a la disminución de la población por el hambre.

Los seres humanos hemos pasado a un modelo diferente. El cambio se produjo cuando los seres humanos (o predecesores de los humanos)  aprendieron a controlar el fuego, hace un millón de años . La habilidad para controlar el fuego dio a los humanos muchas ventajas sobre otros animales. Una de las principales es la capacidad de cocinar parte de su comida, lo que reduce considerablemente el tiempo de masticación y permite tener tiempo para otras actividades, como la fabricación de herramientas y ropa, además de que mejora la nutrición, pues  los alimentos son más fáciles de digerir. 

Con la ayuda de la energía externa, como el uso controlado del fuego y el uso de perros para la caza, los seres humanos fueron capaces de obtener una ventaja sobre otras especies y los humanos se extendieron a todas las áreas del mundo, de manera que la población aumento sin parar desde entonces.

Debido a esta dinámica, ha habido tendencia a necesitar más alimentos, y más suministros de energía de otros tipos. Para satisfacer la necesidad de una mayor cantidad de alimentos, los seres humanos comenzaron a utilizar la agricultura hace unos 10.000 años. Con el advenimiento de la agricultura, se incrementó en gran medida la cantidad de alimento humano disponible.

 Al igual que antes, la población tiende a aumentar, ya que el orden natural prevé muchos más nacimientos de los necesarios para el reemplazo, y porque los seres humanos, con su inteligencia, podían conseguir más alimentos de un mismo territorio. Sin embargo, esto deterioraba el medio ambiente, sobre todo por la erosión y la salinización (regadíos), con lo que el aumento de la población, combinado con el deterioro ambiental, hizo que la necesidad de un aporte de energía externa fuese mayor. En  los casos en los que no se encontró la energía adicional, las poblaciones tuvieron tendencia a derrumbarse después de muchos años de crecimiento.

Además de las dos dinámicas fundamentales del aumento de la población y la degradación de los recursos los recursos , hay otras fuerzas que tienden a aumentar la necesidad de energía externa:

a. Los recursos más baratos se usaron al principio.

 Poco después de comenzar con la agricultura, los seres humanos empezaron a utilizar  recursos de otro tipo, como la madera de los bosques y los metales como el hierro y el bronce. Con cualquiera de estos recursos, hay una tendencia a utilizar primero el “más barato” (más fácil de extraer, el más cercano a la mano, la concentración más alta de mineral) . Cuando la extracción continúa,  cada vez se necesita más energía para extraer la siguiente unidad, porque estará más lejos, será más pobre, etc.

b. El aumento de la transmisión de enfermedades cuando la población está  más concentrada. Este problema se puede superar con técnicas que matan los gérmenes  La necesidad de estas técnicas se suma a la necesidad de energía externa.

c. Deforestación . Sin combustibles fósiles, había una tendencia severa a acabar con los bosques por sobreexplotación.. La deforestación se produjo ya en 4000 aC, según Sing Chew, y El historiador Norman Cantor escribe : “En 1500 Europa estaba al borde de un desastre de combustible y elementos nutricionales que se logró detener  en el siglo XVI sólo por la quema de carbón suave y el cultivo de la patata y el maíz.”. El uso del carbón permitió disponer de más energía por persona, y alivió la presión sobre los recursos forestales.

d. Uso de la tecnología. La disponibilidad de combustibles fósiles, a partir de  1800, ha permitido gran parte de lo que ahora llamamos “tecnología.” Sin combustibles fósiles, nuestra capacidad para fabricar materiales como los metales y el vidrio está muy restringida. Sin combustibles fósiles, también se carece de los elementos básicos para plásticos, telas sintéticas y medicamentos. 

Economías de cazadores-recolectores

En los días de los cazadores-recolectores, la economía no era demasiado complicada. No había necesidad de “ahorrar para el mañana”, porque era difícil de llevar nada en los viajes. La cantidad de alimentos que una persona podía comer era más o menos limitado por el apetito, por lo que disponer de más comida para una persona  no era de gran ayuda.

Cuando la comida abundaba, crecía la población, y si la comida escaseaba se llegaba a una crisis en la que se producía una mortandad. Todo muy simple..

Una economía agrícola simple

Pensar en una sociedad agrícola sencilla nos da una idea de cómo deben haber operado aquellas primeras economías.

Considere una economía simple en la que algunos miembros producen cebada, mientras que otros producen peces. El pescado  se sala y se seca, por lo tanto el pescado y la cebada se pueden almacenar, si se desea.  Si a fin de alimentar el grupo, la mitad  debe trabajar a tiempo completo en cultivar cebada, y la mitad debe trabajar a tiempo completo en la captura, salazón y secado de pescado, entonces no importa qué tipo de sistema económico tengamos: el resultado simplemente será un comercio de pescado por cebada. 

Supongamos ahora que que los productores de cebada y pescado son mucho más eficientes. Supongamos que el 10% de la población trabaja en la producción de cebada y 10% de la población activa en la producción de peces, y ellos solos pueden proporcionar alimentos suficientes para toda la población, dejando el 80% de la población tiempo suficiente  para dedicarse a otras actividades. Así resultaría que un porcentaje se dedicaría a tejer ropa, construir casas, fabricar muebles o cortar el pelo. 

Si la economía funciona sin combustibles fósiles, la cantidad producida está limitada por la velocidad con la que vuelve a crecer la biomasa. Por lo tanto, a menos que la comunidad está dispuesta a vivir con la deforestación, no puede usar mucha madera cada año. Esto pone un límite severo en la cantidad de bienes producidos. Y , desde luego, imprimir más dinero no arregla el probleema.

En el ejemplo anterior, sugerí una economía eficiente que podría necesitar sólo un 20% de su población para la producción de alimentos. De hecho, el porcentaje de la población dedicada a la producción de alimentos es muy variable entre las distintas economías . Antes del uso de combustibles fósiles, lo normal era que el 80% de la población de un país se dedicase a la agricultura. Con tantos involucrados en la agricultura, el número de los que se dedicaban a otras actividades (incluidos los servicios públicos) era necesariamente muy limitado. Echemos un vistazo al gráfico:

Figura 1.  Porcentaje de mano de obra en la agricultura basada en la CIA World Factbook datos, en comparación con el consumo de energía per cápita sobre la base de 2012 datos de la EIA.

Figura 1. Porcentaje de mano de obra en la agricultura basada en la CIA World Factbook datos, en comparación con el consumo de energía per cápita sobre la base de 2012 datos de la EIA.

Si, en nuestra comunidad hipotética, la población aumenta debido a que más niños viven hasta la madurez, esto añade una nueva dinámica. Hay necesidad de más alimentos, ropa y vivienda para la población en crecimiento. A menos que la superficie de las tierras siga aumentando, es necesario cultivar más cebada por hectárea. En un mundo sin combustibles fósiles, el aumento de los rendimientos de grano se vuelve difícil, porque agregar más agricultores a la misma tierra no va a servir de gran cosa.

 Esta dinámica tiende a conducir a  la caída del salario del trabajador común, y se produce cuando la población es muy grande con relación a los recursos disponibles. Hay gente, pero no hay mucho que hacer y resulta muy difícil encontrar en el mercado un nicho al que aplicar la fuerza productiva excedente. Así es como bajan los salarios, y así es como los Estados se ven en dificultades para prestar servicios, pues la bajada de salarios mengua la recaudación de los Gobiernos.

La dinámica es similar si los suministros energéticos (por ejemplo, petróleo y carbón) no se eleva más rápido que la población. La cantidad de bienes producidos con estas fuentes de energía tenderá a caer, a menos que los avances tecnológicos sean capaces de compensar la disminución en el consumo de energía per cápita.  Y hay un hecho cierto: aunque puede mejorarse la distribución de lo que se produce, es imposible completamente repartir MÁS de lo que se produce.

Adición de los combustibles fósiles

Figura 2.  Consumo mundial de energía por fuente, Basado en Vaclav Smil estima de transiciones de energía: Historia, necesidades y perspectivas, y junto con BP datos estadísticos sobre 1965 y la posterior

Figura 2. Consumo mundial de energía por fuente, Basado en Vaclav Smil y  BP. Datos estadísticos sobre 1965 y la posterior

Figura 3.  Cápita el consumo de energía mundial per, calculado dividiendo el consumo mundial de energía (basado en Vaclav Smil estima de transiciones de energía: Historia, necesidades y perspectivas, junto con BP datos estadísticos para 1965 y posterior) de las estimaciones de población, con base en datos de Angus Maddison.

 

Está claro que un tractor produce más que una reja o que un labrador que siembra con un palo, pero el problema es que el tractor también cuesta mucho más.

Por tanto, el secreto de añadir a la economía los combustibles fósiles (o cualquier tipo de fuente de energía que pueda mejorar la eficiencia y permitir que menos gente tenga que dedicarse a producir los bienes y servicios esenciales) es  la deuda . Un tractor no se puede pagar con la cosecha de un solo año, pero la energía que mueve y la producción que consigue permite rentabilizar el esfuerzo entre muchos y dilatado en el tiempo.

Los salarios de los trabajadores

En mi economía simplificada imaginaria, sólo hay un país. En ese país, el monto de los salarios que reciben los trabajadores  está estrechamente relacionado con la cantidad de bienes y servicios que produce la economía. Habrá parte de la producción que se destina a los dueños de las fábricas, granjas y otras fuentes de producción, pero no se puede comer más de lo que hay, ni dormir en más de un lugar al mismo tiempo. 

Si los trabajadores no reciben salarios adecuados para pagar los impuestos, los impuestos tendrán que venir de alguna otra fuente, posiblemente de los propietarios de las fuentes de producción.

Para ver cómo un aumento en los precios del petróleo afectará a la economía, vamos a considerar lo que se puede esperar que suceda a una empresa manufacturera. Supongamos que para un fabricante en particular, los costes se distribuyen de la siguiente manera (los porcentajes reales no son importantes, sólo el punto de que los salarios tienden a ser un gran pedazo del total):

  •  Salarios 40%
  • Derivados de petróleo 10%
  • Electricidad 5%
  • Materias primas distintas de los hidrocarburos 20%
  • Alquiler 15%
  • Beneficio 10%

Si el precio del petróleo se duplica y el fabricante no está en condiciones de subir los precios, el mayor costo acabará con los beneficios. De hecho, es probable que aumente también el costo de otras materias primas, ya que el petróleo se utiliza en la extracción y transporte de materias primas. Esto hará que el impacto en el beneficio sea aún peor que la simple subida del petróleo.

Para “arreglar” el problema, el fabricante tiene que hacer algún tipo de ajuste, y el ajuste se centrará seguramente en el mayor coste, que son los salarios. Al mismo tiempo, el productor verá que se vende un poco menos, con lo que reducirá también el consumo de petróleo, y de todos los demás elementos productivos. A esto, normalmente, se le llama recesión.

Por lo tanto, un aumento en los precios del petróleo, como ha sucedido desde la década de 2000, se espera que afecte a los circuitos de retroalimentación para los países que utilizan mucho petróleo

La Figura 4.  La producción mundial de crudo Brent y el precio del petróleo in situ, tanto en base a datos de la EIA.

Figura 4. La producción mundial de crudo Brent y el precio del petróleo in situ, tanto en base a datos de la EIA.

El bucle de retroalimentación positiva-

¿Cuando puede crecer una economía? Una economía crece cuando aumenta la eficiencia, es decir, cuando cada vez se necesita a menos personas para producir lo básico y quedan más personas para generar productos o servicios discrecionales. Históricamente, esto ha sucedido al aumentar la cantidad de energía de combustibles fósiles que se agrega como complemento a la energía humana.

Si una economía puede aumentar su deuda, y que la deuda puede financiar equipos o infraestructura que permitirán una mayor eficiencia en la producción de servicios básicos, esto también permitirá que la economía crezca.

En los análisis económicos, el aumento de población se cuentan como parte del crecimiento económico. El problema con el crecimiento de la población es que conduce a una mayor población por hectárea disponible para el cultivo, y más población con respecto a las fuentes externas de energía que se pueden utilizar.

Las economías de escala son también importantes en la generación de circuitos de retroalimentación positiva. Una vez que se ha hecho una inversión de energía, tal como una carretera,  se puede utilizar para una población cada vez más grande, a menudo sin mucho coste adicional. Y esto permite a las empresas producir más mercancías y transportarlas a menor coste.

La combinación de todas estas evaluaciones favorables lleva al patrón de crecimiento que los economistas parecen pensar siempre ocurre. Pero…

¿Qué puede salir mal?

Las cosas se tuercen cuando empezamos a estrellarnos contra los límites naturales:

1. El costo de extracción de petróleo sube, porque el fácil de extraer ya lo sacamos hace tiempo.  Esto significa que los trabajadores empiezan a tener menos ingresos, en lugar de más, porque ahora deben gastar más en los desplazamientos al trabajo y en la comida. Los salarios tienden a estancarse o a disminuir, por las razones descritas anteriormente. Un porcentaje mayor de la población tiene que trabajar en la extracción de petróleo, y más combustibles fósiles de varios tipos debe ser utilizado en la extracción de petróleo, dejando menos trabajadores y menos suministros de energía para otros fines.

2. Las economías de los países que consumen grandes cantidades de petróleo se ven desproporcionadamente afectadas por la subida de los precios y el consumo de petróleo comienza a disminuir en estos países, a pesar de que el consumo mundial de petróleo en total sigue aumentando.

Figura 5.  El consumo de petróleo sobre la base de 2013 Statistical Review of World Energy de BP.

Figura 5. El consumo de petróleo sobre la base de 2013 Statistical Review of World Energy de BP.

3.  La deuda contraída para producir petróleo se vuelve problemática, ya que cada vez se van a producir menos barriles de petróleo por dólar invertido, pues ha subido el coste de la extracción de petróleo. Con un menor número de barriles de petróleo producido por cada dólar de inversión, también se transportan menos bienes por cada dólar invertido. Esto se traslada, por ejemplo, a los metales y su producción, se reducen las unidades producidas por dolar invertido. Así es como se genera más deuda; cuando todo iba bien, el aumento de la producción pagaba los intereses, pero como la producción se reduce, no se pueden pagar esos intereses ni tampoco la deuda, con lo que aumentan los impagos y la inseguridad económica.

4. A medida que las economías de los distintos países mejoraron, la tendencia natural fue añadir más servicios públicos. Las pensiones y la asistencia sanitaria se creó sobre la base de lo que parecía posible cuando la economía estaba creciendo rápidamente. Ahora, la economía no está creciendo tan rápidamente, y esos servicios son difíciles de pagar con los impuestos  Reducir los servicios perjudica a la gente y aumentar los impuestos  reduce la producción, causando una nueva vuelta de tuerca en los costes antes expuestos.

5. Todo el tiempo, las fuerzas naturales se están erosionando la enorme cantidad de infraestructura que se ha construido. Los huracanes y terremotos causan destrucción que se debe corregir. En general, todo se deteriora, pero cada vez es más difícil y costoso repararlo, porque el Estado tiene menos dinero y los inversores están enm una situación similar.

Como resultado de estas influencias, el bucle de realimentación natural está ahora encaminado a la contracción. En lugar de la continua adición de un incremento positivo, vemos que poco a poco se van restando infraestructuras y servicios.. Esta es una situación desconocida en relación a lo que estamos acostumbrados. No hay una “marcha atrás” en la economía.

Sabemos que en el pasado, las economías que han afectado a estos ciclos de retroalimentación adversos tienden a colapsar.

La situación es realmente preocupante.

——————————–

Este artículo es una traducción más o menos libre de de:

http://ourfiniteworld.com/2013/07/22/energy-and-the-economy-basic-principles-and-feedback-loops-2/

Lo tradujo:

www.javier-perez.es 

Share

Egipto y el bla, bla, bla. Lo que sucede realmente en ese país.

Revueltas

A los analistas políticos les encanta buscar causar dentro de su disciplina que expliquen todo lo que ven, y es normal, porque todo el mundo se siente más cómo moviéndose dentro del campo que conoce. Por esa misma razón, seguramente, los psicólogos están en contra de un cachete a tiempo y los cirujanos creen que es mejor operar que intoxicar el organismo con medicamentos raros.

En el caso de Egipto tenemos, en pocos años, a un dictador derrocado por una revolución callejera (entre otras cosas) el triunfo electoral de un partido islamista, una reforma constitucional que cercenaba derechos y acercaba el país al modelo teocrático y un nuevo golpe de estado, esta vez con el apoyo de grupos variopintos, desde los laicos a los salafistas (radicales islámicos aún más duros que los Hermanos musulmanes).

Así las cosas, es bastante fácil pensar que los egipcios se debaten en un enfrentamiento político que amenaza con fracturar la sociedad y bla, bla, bla. Es cierto, no me cabe duda, pero si analizamos lo que sucede realmente en el país comprobamos que hay otras cosas que seguramente han sido mucho más importantes en la repentina pérdida de estabilidad de un país que llevaba décadas de dictadura sin que a nadie pareciera importarle demasiado.

¿Facebook, Tweeter, redes sociales? Esta sería, por supuesto, la explicación de los que creen que el mundo se mueve a base de apretar botoncitos y que las revoluciones se hacen declarando que algo te gusta.

Para mí, como economista, la explicación está en los precios de los alimentos y, más precisamente, en el precio de los combustibles, subvencionados por el Gobierno.

Egipto se gasta el 22% de sus Presupuestos generales del Estado en subvencionar los combustibles. ¡el 22%! Eso, en España, equivaldría a todo lo que nos cuesta la sanidad y la educación juntas, y todavía sobraría dinero.

En Egipto, el precio de la gasolina es de 20 céntimos de euro el litro, y cualquier subida en este apartado provoca grandes reacciones de descontento, pero el caso es que en 2007 el barril de petróleo estaba por debajo de los 30 $ y hoy está por encima de 100 $, con lo que el esfuerzo presupuestario egipcio para mantener estas subvenciones se ha multiplicado por cuatro. Ningún país puede aguantar esta carga, y menos si su economía se basa en cosas como la agricultura o el turismo.

Tras la construcción de la presa de Assuan, se incrementó la producción de energía eléctrica, pero el país, tradicionalmente fertilizado por el Nilo, pasó a ser dependiente de los fertilizantes sintéticos. Y estos han multiplicado su precio por cuatro, debido al alza del precio del crudo.

En cuanto al turismo, el batacazo tiene una doble vertiente. O triple. Por un lado, desde los atentados de las Torres Gemelas se ha criminalizado al mundo árabe, reduciendo el atractivo de países como Egiptpo para los turistas occidentales. En segundo lugar, la crisis en los países europeos tampoco ha ayudado. Y finalmente, las revueltas de los últimos años, han acabado de rematar el asunto.

Si a esto añadimos la evolución demográfica y el aumento del precio de los alimentos, podemos comprobar que las causas políticas no son menores, pero se convierten en sólo un pretexto, mientras que la necesidad real, la carestía, aparece como la causa principal de las protestas.

¿Demografía?

Población de Egipto (estimación referida a 1 de julio de los respectivos años. Fuente: ONU):

Egypt demography.png
  • Año 1950= 20.400.000
  • Año 1960= 26.100.000
  • Año 1970= 33.300.000
  • Año 1980= 43.500.000
  • Año 1990= 52.700.000
  • Año 2000= 66.200.000
  • Año 2010= 80.000.000
¿Precio de los alimentos?
La verdadera utilidad de estos datos, creo yo, estriba en prever que ningún gobierno, del partido que sea, conseguirá mantener las subvenciones al combustible ni logrará que bajen los alimentos. Y así las cosas, ninguno tendrá paz.
Lo demás cuenta, pero menos.

Share

El cambio en el rostro de los borrachos

Blues...

Vivo en una zona de paso: por aquí circulan por las noches lo que se van del Barrio Húmedo en dirección a sus casas, después de que hayan cerrado todos los bares.

Hasta hace unos años, este era un lugar de juerga, y una de mis preocupaciones consistía en cerrar bien las ventanas para que no me despertasen las hordas desaforadas con sus cánticos regionales. Y sí, lo propongo: el gobierno del Principado de Asturias debería hacer una campaña seia para que su himno oficial lo cantase de cuando en vez gente sobria.

Bromas aparte, el caso es que por aquí siguen pasando muchos borrachos, pero he observado algo que me preocupa: cada vez pasan a horas más tempranas y algo ha cambiado en su rostro. Ya no son aquellos borrachos que se tomaban la cogorza con alegría. Ya no son aquellos chavales que venían hasta el culo de vinos y cubatas, rumbo a sus pisos de estudiantes, para espantar la resaca y estudiar el puto análisis matemático.

Ahora veo cada vez a más borrachos de cierta edad, bien vestidos, con el traje ajado por el uso y las suelas carcomidas por paseos inútiles. Veo cada vez más hombres sin afeitar, entre los cuarenta y los cincuenta, con los ojos enrojecidos y la lengua trabucada por algo que no sólo es el alcohol.

Ahora, cuando veo a un hombre tambaleante, apoyándose en la verja de la catedral, o en las piedras ennegrecidas de la diputación, ya no pregunto tanto dónde habrá estado, sino de dónde habrá salido y a dónde no quiere regresar.

Cuando a las dos de la mañana apriete fuerte  la helada, muchos de ellos ya se habrán recogido a lugares igual de fríos, a silencios o a gritos, pero sin la carcajada del que quiso olvidarse de sí mismo por un rato para recobrarse después.

Nuestras ciudades se entristecen. El tópico de beber para olvidar regresa en su máxima vigencia con personas que no buscan, como hasta hace poco, el olvido existencial del que lo tiene todo y no sabe qué hacer con su vida, sino que llevan el la frente la mirada de los mil metros de los excombatientes derrotados.

Son los militantes de la desilusión, soldados del desencanto y del para qué. Son los “paraquéidistas” de esta nueva guerra que empezamos a ver perdida.

In vino veritas, decían los romanos. La verdad está en el vino. Lo malo es cuando la salida de emergencia acaba trazada en una botella.

Maldita sea.

Share

Internet es una república socialista

El socialismo nunca llegó a calar en norteamérica.

A veces, para entender ciertos conflictos, hay que reducirlos al absurdo, como se hacía con las demostraciones matemáticas, y sólo así podemos comprender las causas más profundas que los originan.

La guerra abierta por los contenidos de internet tiene mucho que ver con la economía, los derechos de autor, la necesidad de retribuir a los que crean esos contenidos, el significado que cada cual le dé a la palabra libertad y a la palabra propiedad y muchos otros conceptos, a menudo escurridizos o poco consensuados en su definición.

Sin embargo, me parece a mí que la mejor manera de acercarse al problema es constatar la tremenda lucha ideológica que este medio ha suscitado. Porque al final las grandes luchas tienen carácter ideológico, como la campaña rusa, nuestra guerra civil o las guerras de religión.

El colectivismo, casi barrido del mapa en el mundo real, ha encontreado un nuevo nicho en el mundo virtual y se defiende desde este ámbito con uñas y dientes. Su idea es clara: el producto es de quien lo demanda y no de quien lo produce. El proletariado digital tiene todo el derecho a imponer su dictadura, e incluso a incautarse de los medios de producción en aras del bien colectivo. La única producción ética es aquella abierta, gratuita y para todos, en el que cada cual aporte según su capacidad y consuma según su necesidad.

Las fronteras desaparecen y sólo se mantiene la lucha de clases entre los distintos estamentos productivos, pero nunca entre grupos nacionales. El lucro individual es condenable y lo único que se puede aceptar es el enriquecimiento común, como sociedad.

Pura dialéctica marxista.

Por tanto, para mí está claro que internet se comporta como una república socialista y ese hecho, sobre todo, es lo que le crea enemigos entre los adversarios del socialismo. Y lo que le crea adeptos y defensores entre los partidarios del socialismo. Si se fijan en la distribución de los apoyos a una y otra actitud, la división ideológica está clara, aunque sus motivos sean diversos. O sus pretextos.

Por un lado tenemos a los que buscan razones para oponerse a la mecánica del intercambio de archivos, citando lo visible y lo invisible para apoyar sus tesis. Son, en general, los grupos conservadores más adeptos al capitalismo. Sus razones, al final, son lo de menos.

Por otro tenemos a los que defienden el libre funcionamiento de internet y su esencia cooperativa, con predominio de los deseos del que quiere consumir sobre los deseos del que quiere producir o lucrarse con lo que produce. Sus razones también son lo de menos, y coinciden, al milímetro, con el espectro político de izquierdas.

El enfrentamiento, por tanto, es estético e ideológico, aunque aparezca a menudo disfrazado por consideraciones éticas o económicas. Los partidarios del socialismo defenderán este estado con el mismo encono con el que lo atacarán sus detractores. Por eso no es de extrañar que EEUU lidere el ataque contra internet.

Quizás estemos ante el último coletazo de la guerra fría. O ante el primero de la siguiente…

Share