Minar Keith y la United Fruit Company. Una historia bananera

CUANDO Minar C. Keith murió todos los periódicos publicaron su fotografía: un hombre de ojos brillantes con nariz de águila, vientre respetable y una mirada de desasosiego.
Minar C. Keith, hijo de un hombre rico, nació en una familia que apreciaba el olor del dinero; eran capaces de oler dinero en cualquier punto del globo.
Su tío era Henry Meiggs, el Don Enrique de la Costa Oeste. Su padre tenía grandes empresas madereras y propiedades en Brooklyn;
el joven Keith era una astilla de ese palo.
(En el cuarenta y nueve Don Enrique había llegado a San Francisco con la fiebre del oro. No se lanzó a buscarlo en las colinas ni se murió de sed revolviendo el polvo de álcali de Death Valley. Él les vendía equipos a los demás. Se quedó en San Francisco y jugó a la política y a las altas finanzas hasta que se embarró demasiado y tuvo que embarcarse de apuro.
El barco lo llevó a Chile. En Chile olió dinero.
Era un capitalista yanqui. Construyó el ferrocarril de Santiago a Valparaíso. En las islas Chincha había depósitos de guano. Meiggs sintió que el guano olía a dinero. Con el guano hizo una fortuna, se convirtió en una potencia de la Costa Oeste, manejó cifras, ferrocarriles, ejércitos, la política de los caciques: todos eran para él fichas de una partida de póquer. Cuando la suerte le daba buenas cartas, acumulaba dólares.
Financió los increíbles ferrocarriles de los Andes).
Cuando Tomás Guardia llegó a ser dictador de Costa Rica, le escribió a Don Enrique para pedirle que le construyera un ferrocarril;
Meiggs estaba trabajando en los Andes, pero un contrato de 75.000 dólares valía la pena,
así que mandó llamar a su sobrino Minar Keith.
Donde pisaba esta familia no crecía la hierba.
A los dieciséis años Minar Keith vendía cuellos y corbatas por su cuenta en una sastrería.
Después de eso fue capataz de un aserradero y propietario de otro.
Cuando su papaíto compró Padre Island, cerca de Corpus Christi, Texas, mandó a Minar a explotar la zona.
En Padre Island, Minar se dedicó a la ganadería y a la pesca, pero con eso no se hacía dinero suficientemente rápido, de modo que compró cerdos y los alimentó con carne de novillos y pescado, pero los cerdos no daban dinero fácil, así que cuando lo enviaron a Limón se alegró.
Limón era uno de los peores focos de peste del Caribe, hasta los nativos se morían de malaria, fiebre amarilla, disentería.
Keith subió hasta Nueva Orleans en el vapor John G. Meiggs a contratar mano de obra para la construcción del ferrocarril. Ofreció un dólar por día además de la comida y contrató setecientos hombres. Algunos habían sido filibusteros en las épocas de William Walker.
Sólo sobrevivieron veinticinco.
Los esqueletos húmedos de whisky de los demás se pudrieron en los pantanos.
En un segundo viaje se llevó mil quinientos. Murieron todos, para demostrar quizá que sólo los negros de Jamaica eran capaces de vivir en Limón. Minar Keith no murió.
En 1882 había instalados treinta kilómetros de ferrocarril y Keith debía un millón de dólares;
el ferrocarril no tenía nada que transportar.
Keith hizo plantar plátanos para que el ferrocarril tuviera algo que transportar; para comercializar los plátanos tuvo que meterse en el negocio del transporte;
así empezó el comercio de frutas del Caribe.
Ni un momento los trabajadores dejaban de morirse de malaria, fiebre amarilla y disentería.
Hasta los tres hermanos de Minar Keith murieron.
Pero Minar Keith no murió.
Él construyó ferrocarriles, abrió tiendas de ultramarinos en Bluefields, Belice, Limón, compró y vendió caucho, vainilla, carey, zarzaparrilla, compraba todo lo que costara poco y vendía todo lo que pudiese cobrar caro.
En 1898, en colaboración con la Boston Fruit Company, fundó la United Fruit Company, que desde entonces pasó a ser uno de los consorcios industriales más poderosos del mundo.
En 1912 incorporó a su emporio el Ferrocarril Internacional de Centroamérica;
todo empezó con los plátanos;
en Europa y Estados Unidos la gente había empezado a comerlos, de modo que talaron las selvas de Centroamérica para plantar más y construyeron ferrocarriles para transportarlos, y todos los años más y más barcos de la Gran Flota Blanca partían hacia el norte cargados de plátanos
y ésta es la historia del imperio americano del Caribe y del Canal de Panamá y del futuro Canal de Nicaragua y de los marines y los destructores y las bayonetas.

 

John Dos Passos. Paralelo 42

Share

Pedro Sánchez en el Paraíso de los estrategas

Se prepara una nueva entrega de los Juegos del Hambre…

El resultado electoral que acaba de cosechar Pedro Sánchez es el puñetero Paraíso de los estrategas. Si lo gestiona bien, puede permanecer cuatro años en la Moncloa sin mayores esfuerzos, cabreando a un número no desproporcionado de sus votantes. En eso consiste precisamente el Paraíso.

La investidura no tendrá ningún problema. Harán el paripé y callarán hasta que pasen las elecciones municipales y autonómicas, que son las que verdaderamente interesan a los Partidos, porque ahí es donde se reparten los servicios de limpieza, los contratos de los hospitales y los bares de las piscinas, pero pasado este trago, Sánchez tendrá que limitarse a elegir entre Podemos y Ciudadanos.

Lo normal es que se decante por Podemos y que le ofrezca la sangre de cien vírgenes a los separatistas. Da igual. Un referéndum, un relator o una parcela en la Tierra Media.

Con el ejecutivo en sus manos, y cuatro carguitos repartidos, le tocará gobernar, y aquí está la gracia: podrá gobernar cumpliendo justa y exactamente lo que le dé la puta gana de lo pactado con Podemos y los separatistas. De lo prometido, la mitad, y de esa mitad, a la práctica, lo justo. Y si chilláis muchos, ya me aprobará Ciudadanos los presupuestos y nombro un ministro naranja a media legislatura, para que aprendáis.

En todo momento va a disponer de dos opciones: la morada y la naranja. Y el que sep pase pidiendo, acaba en la calle.

Podemos se ha metido un batacazo considerable y necesita convencer a sus votantes de que va a poner en valor sus escaños. Ribera sabe que es su ocasión para liderar la derecha, tras el desastre del PP.

Un ejemplo: Subimos los impuestos un 10% a las rentas de más de 60.000 € dice Podemos, por ejemplo. El PSOE, que sabemos quién es, ofrece subirlos un 3% a las rentas de más de 80.000. O lo tomas, o me voy con Ribera. ¿Quieres aparecer tú como el adalid de la redistribución o que aparezcan lso naranjas como quienes consiguieron moderar la subida?

Y como eso, todo. Migajas para los nacionalistas, gestos para la galería, pero la monarquía no se debate, el referéndum no se concede, la reforma laboral del PP no se revierte. A Franco se le desentierra, a las feministas se las riega de millones para que sigan por ahí enseñando las tetas en señal de protesta, pero la cartera de los ricos ni tocarla.

Y si no os va bien, coalición encubierta con Ribera.

¿Alguien duda de que el poder financiero internacional ya está trabajando en este escenario? Y si algo va mal, la culpa es de esos rojos de mierda, como siempre. Les ha salido redondo.

 

 

Share

El derecho a decidir… ¿El qué? Una trampa escondida

¿Qué coño es eso de los bytes?

Para semejante viaje…

De vez en cuando hay que regresar a los áridos días de la escuela en que estudiábamos gramática y nos peleábamos con aquello de los verbos transitivos e intransitivos. Nadie lo hubiese supuesto, pero resulta que aquellos temas se están convirtiendo en cuestión de actualidad y quizás fuese buena cosa echar mano a los apuntes o pedir prestado el libro de lengua a a un hijo o un sobrino. Y es que resulta que el verbo decidir es transitivo, o sea, que hay que decidir algo. Ese algo es el objeto o complemento directo, por cierto.

Cuando el líder de Podemos habla de que está a favor del derecho a decidir, viene a decir en el fondo que está a favor de celebrar el día de la Madre. La gran pregunta aquí es el objeto directo. ¿Derecho a decidir qué?

A continuación, si hacemos caso de sus reiteradas declaraciones, nos enteramos de que propone un proceso a la escocesa, en que ambas partes negocien los términos de un acuerdo y ese acuerdo se someta a votación. En principio parece muy bonito, ¿pero alguien podría concretar un poco? ¿Sobre qué términos se plantearía ese acuerdo? ¿Qué estaría dispuesta a ofrecer una u otra parte?

¿Se aclararía de algún modo la permanencia en el Euro o la Comunidad Europea? ¿Se pondrían de acuerdo en el reparto de la deuda pública o en el modo de pagar las pensiones a los que han estado cotizando? ¿Qué pasaría con la nacionalidad? ¿Cual sería el mínimo aceptable para dar por bueno el resultado? ¿la mitad más uno del censo? ¿Una mayoría cualificada? ¿ O la mayoría simple que en una comunidad de vecinos no basta ni para cambiar los buzones?

No seamos ilusos: si hasta las CUP han logrado el imposible metafísico de empatar exactamente en una votación interna en la que participan 3000 personas, ¿cómo demonios podemos pretender que se llegase a un acuerdo sobre semejante cantidad de temas enfrentados? El acuerdo que se debería decidir no llegaría nunca. No habría acuerdo de ningún tipo y al final estaríamos donde estamos: en que unos dicen que sí, por narices, y otros que no, por las mismas narices.

El derecho a decidir es una trampa. Una ilusión óptica. Un espejismo. Una chorrada.

Share

Pacto y puñalada: la democracia en acción

Viriato en Zamora

Viriato en Zamora

Les mintieron a los tipos aquellos que entregaron a Viriato: Roma pagó traidores toda su puñetera vida, y siempre los pagó muy bien; lo que no paga Roma es idiotas.

Lo que pasa es que la frase quedaba bonita y se perpetuó a fuerza de repetirla, porque era una pena que la verdad estropease tanta hermosa sonoridad. “Roma vende hasta a su madre” también sonaba bien, también tenía ocho sílabas, y también encajaba en algunas coplas, pero la rima con “adre” siempre es más ingrata que con “ores”.
Y en esas seguimos aún, repitiendo frases necias, porque deben de rimar con algo que aún no hemos descubierto, o porque son frases que caben en un camión publicitario. Seguimos escuchando cosas como “respetar la voluntad popular”, que no puede ser ni más insensato, ni más falso, ni más revestido con sedas de hipocresía. El pueblo puede tener instintos o deseos, pero casi nunca se le conoció cosa que se pareciese a voluntad. Y cuando se le conoció, peor.
Seguimos escuchando cosas como “buscamos un pacto para una ciudad mejor”, cuando todo el problema, el real, estriba en que tú quieres la concejalía de urbanismo, que es donde está la pasta, y yo sólo te quiero dar la de cultura, que es donde están los tíos pesados dando conferencias. Lo de la ciudad mejor es para facilitar las rimas en “or”, siempre muy amables.
Escuchamos todavía cosas como “estamos tratando de aunar voluntades” y al oírlo nos queda la misma cara que al ver en el hospital a los cinco sobrinos del solterón rico. Que sí, que están allí para rezar por la pronta recuperación de su tío. ¿Quién iba a pensar otra cosa?
A ver si ahora, con l cosa de la informática y las nuevas tecnologías cambian las necesidades de los que acuñan todas estas frases y por casualidad, aunque sea pro casualidad, aparece alguna que tenga algo de cierto.
Yo sugiero “Game Over”. ¿Qué les parece?

Share

El día de la úlcera

La cueva de Alí Babá...

Nada nos quitará el ardor

Me temo que demasiada gente ha puesto demasiadas esperanzas en las elecciones de este domingo.

Me temo que demasiada gente, de pronto, como becerros primaverales, han olvidado sus experiencias y han empezado a creer en promesas electorales, cantos de regeneración y otras milongas porteñas.

Lo que está claro, sin embargo, es que después de las elecciones hay medio año, con verano de por medio, para hacer el paripé, unas elecciones generales y luego nada menos que cuatro años sin más elecciones: cuatro años de puñetera, lisa y radiante impunidad para los políticos.

¿No habíais caído? Por eso ocultan como locos sus futuros pactos: porque en cuanto pasen las generales de Noviembre podrán hacer y deshacer a su antojo, sin miedo y sin vergüenza, sin elecciones que les interrumpan salvo alguna cosilla suelta, como las gallegas o las vascas.

Y entonces, tras las generales, cuando por fin puedan constituir los ayuntamientos y las Autonomías como les dé la gana, o reajustar las ficciones actuales con las correspondientes mociones de censura, entonces sí, entonces podrán ya contratar a quien les dé la puta gana para parques y jardines, podrán decidir quién arregla las aceras y quién se queda con el bar de las piscinas, que es lo que realmente le interesa a los militantes de base.

Ese será el día de la úlcera: cuando comprendamos que tienen cuatro años para multiplicar los cargos, cuatro años para demostrarnos que una coalición significa multiplicar las pagas y las sillas, en vez de repartirlas, cuatro años para que la niña de Mengano trabaje en la Diputación y el chaval de Zutano le quite la plaza al tuyo, gran idiota, que aún creías otra cosa.

No digas luego que no te avisaron…

Share

La manera más tonta de ganar una apuesta

 

Apuestas tontas

Apuestas tontas

Este país es de traca. Hace nada, ya lo habrán leído, se personaron los representantes de UPyD en el Extremadura ante un notario, y depositaron un acta con los nombres de los ganadores de las oposiciones que se acaban de convocar en el Parlamento. Se presentaron cuatrocientas personas para cuatro plazas, y cuando han terminado las oposiciones, los de UpyD han ido al notario a abrir el sobre, ¡y los acertaron todos!. Con ocho meses de antelación. Eso es ojo, ¿eh?

O los de UPyD son unos prodigios del futurismo o las oposiciones estaban amañadas y los sabía todo el mundo, ¿verdad?

Pues a mí me ha pasado algo parecido, y se lo cuento.

Cuando estaban los de Podemos a punto de sacar su programa económico, se lanzaban múltiples conjeturas sobre el nivel de renta que los cerebros de ese partido considerarían elevado. Si, según ellos, los ricos son los que tienen que pagar más y hacer un mayor esfuerzo, hay que saber a partir de qué ingresos es uno rico, ¿no?

Discutiendo en el bar con unos amigos sobre esto, unos decían que se era rico ganando a partir de doscientos mil euros al año, y otros que a partir de treinta mil. Yo lo vi claro: para los de Podemos, rico iba a ser el que ganase un duro más que ellos. Como para cualquiera que le preguntes en  este país de mediocres y cainitas. ¿Y a qué se dedican los fundadores de Podemos?, pensé: a dar clase en la Universidad.

Pues estaba tirado: cogí el teléfono, llamé a una amiga que da clase en la Universidad y le pregunté cuanto ganaba, de media, un profesor universitario con cinco o seis trienios. Me dijo que entre cuarenta y cuarenta y cinco mil euros brutos al año, más o menos.

¿Y cual fue el tope que fijaron los de Podemos para ser rico? Cincuenta mil euros. ¡Bingo!

Vienen a decir que son la nueva política, y al final echan las mismas cuentas que el cabrón destripaterrones de toda la vida. Rico es el otro,. Rico es el que tiene más que yo. Ese que pague. Ese que se joda. Pero yo no…

¿A que es eso?

En este país es imposible perder una apuesta si puedes usar la variable envidia y la variable mala leche.

Imposible, oigan.

 

Share

Lecturas para candidatos que te desprecian

el-esclavo-y-la-princesa          No es un secreto para nadie que los candidatos de todos los partidos contratan asesores de imagen y toman clases de dicción y otras artes escenográficas a fin de convencer mejor al electorado. No es malo. No es malo en sí, o no sería catastrófico si el fin continuase siendo vender un programa, pero cuando los programas se desdibujan en favor de la imagen y las ideas van desapareciendo para convertirse en vaguedades del tipo “vamos a tratar de mejorar la situación de los parados y aumentar la rentabilidad de los empresarios”, sin decir cómo, ni a través de qué mecanismos van a lograr semejantes maravillas, uno se pregunta si el teatro no habrá pasado a ser un fin en sí mismo en lugar de un medio.

Dicen los que saben que esta nueva tendencia obedece a que el político debe dar en todo momento una imagen positiva de sí mismo y de su programa, y que la gente desconfía de todo aquello que no entiende. Por tanto, como es posible que cualquier idea esté al alcance de algunos, pero no de todos, hay que sustituirla por lo que esté al alcance del máximo número de potenciales votantes. O sea, lo primario, porque todo el mundo oye o ve, aunque no todo el mundo entiende.

Dicen también los entendidos que un buen discurso es aquel que cierra de antemano todas las objeciones y los razonamientos en contra, y que para ello no hay mejor sistema que construir un discurso absolutamente liso, sin relieve ni fisuras a los que puedan agarrarse los ganchos de las objeciones. O dicho de otro modo: para que no te lleven la contraria, lo mejor es decir cosas evidentes a las que nadie pueda oponerse.  Otra cosa sería si explicases tus procedimientos, pero, ¿quién te va a llevar la contraria si dices que quieres que los trabajadores vivan mejor y los empresarios ganen más? Ese es el truco: queremos paz, salud, trabajo y prosperidad para todos. Y que venga el guapo que se oponga.

Por tanto, tomen nota para no picar en semejante cebo: en los meses que vienen por delante vamos a escuchar montañas de obviedades, una tras otra, a las que no tendremos nada que decir. Nos bombardearán con sartas de tonterías, a veces a media voz, a veces a grito pelado, diciendo que el mundo tiene que ser un lugar mejor porque están trabajando en ello.

No nos dirán qué hacen ni cómo piensan lograrlo, pero lo repetirán una y otra vez, y muy convencidos.

¿Y saben por qué? Porque antes los políticos leían a Napoleón, a Julio César o a Maquiavelo para aprender de sus ideas o sus trucos. Ahora, en cambio, se han dado cuenta de que sólo necesitan leer el flautista de Hamelín.

Y les funciona.

Share

Ciudadanos no es la marca blanca del PP: es el cupón de descuento

ciudadanosYo te votaría, Rivera, sólo pro ser joven y catalán, a ver si así le da un infarto a unos cuantos y dejan de joder ya de una vez. Te votaría sólo por ese rumor que que dice que sabes inglés, y que si alguna vez nos representas en alguna parte vamos a dejar de hacer el cateto ridículo de llevar un traductor a las charlas informales de después de las reuniones oficiales. Te votaría sólo por ver rabiar a los del PP al quedarse sin los bares de las piscinas, las cafeterías de los hospitales, la renovación de las farolas, las obras de las aceras,y tantos otros abrevaderos que reparten entre los suyos como si fuese derecho divino desde tiempos del rey que rabió.

Por todo eso te votaría, Rivera, y lo sigo intentando, te lo juro, pero es que miro tus listas y tengo la impresión de que Ciudadanos no es la marca blanca del PP, como dicen algunos, sino un cupón de descuento con el que comprar dos por uno: te quedas con dos de los que nunca consiguieron entrar en las listas del PP (aunque lo intentaron con todas sus fuerzas) y te quitas a uno de los que sí lo consiguieron).

Si Darwin tenía razón y de algún modo sobreviven los mejores, votar a tu partido es contraevolutivo, porque has conseguido reunir en unas listas a todos los perdedores de la derecha, buena parte de sus resentidos, casi todos sus visionarios y un buen porcentaje de sus alpinistas. Y lo mismo sucede con el programa: ¿Hablas en alguna parte de reducir la administración pública o “eso ni se toca”? ¿Y qué nos dices de los impuestos, que nos vas a subir el IVA? ¿Y qué otro impuesto nos subes, para ser un liberal de pacotilla? Anda hombre…

Lo siento pero al PP ya no lo compro: ni en dos por uno ni en Tetrabrik. O alguien me ofrece una nueva fórmula que resulte creíble, o el crecepelo que tratáis de colocarnos lo vis a probar con el gato del profesor Bacterio. O alguien me ofrece una cara nueva, o la idea de cambiarme a los de siempre por los que siempre quisieron llegar pero no llegaban, no me resulta atractiva.

Mi plan B es largarme, no votaros a vosotros. Al menos mientras no cambiéis un poco…

Tiempo al tiempo.

Javier Pérez

Share

Gobierno de matones

Todo dientes

Todo dientes

Me la sudan los de Podemos. Eso vaya por delante.

Y aún así, lo que está haciendo el Gobierno con su vigilancia preventiva, su Estado de terror y su utilización de los instrumentos del Estado para atacar a los dirigentes de este partido me parece mucho más repugnante que cualquier irregularidad que les puedan encontrar en sus cuentas, o en las de sus abuelos, que seguro que y también están bajo la lupa.

Lo que no puedo pasar pro alto es que hayan publicado a lista Falciani, con miles de posibles defraudadores en Suiza (con casi 18.000 millones en juego), y casi toda la prensa dedicara sus portadas  a si Monedero tenía doscientos mil euros de más no sé dónde, por miedo a que el Gobierno les retire la publicidad institucional. ¿Es casual? No lo creo. Es sólo una prueba más de que vivimos en un país donde el Gobierno controla los medios de comunicación, como en cualquier subsidiaria de la Banana Fruit Company.

En esta país, de memoria tan corta, hay que decir de vez en cuando que no nos olvidamos. No nos olvidamos de que echaron a Pedro J. por elemento incómodo para el Gobierno, que echaron en poco tiempo al director de El País, y de la Vanguardia, que amenazan a las televisiones privadas con el regreso de la publicidad a la pública y que sólo la revista Interviú se ha atrevido a entrevistar a Bárcenas.

No nos olvidamos de que tratan de asustarmos con una dictadura bolivariana (quizás con razón) mientras ellos practican una dictadura de rancho y cortijo, con bofetada y escupitajo en la cara al que no se pliegue a sus caprichos.

Utilizar a Hacienda como policía política es propio de miserables. Las investigaciones preventivas son propias de canallas. Y filtrar todo lo anterior, además,es propio de hijos de puta.

De vez en cuando hay que decirlo.

Si estos son los que se dicen liberales, ¿qué coño serán los totalitarios?

 

Share

Los que te ayudan a no cumplir promesas indeseables

Un juego de incentivos

Un juego de incentivos

Se trata de un tema bastante complejo y poco conocido, pero la reciente victoria de Syriza en Grecia pone el viejo tema de actualidad: cuando ganas unas elecciones, necesitas a quien te ayude a cumplir una parte de tu programa y necesitas también quién te ayude a no cumplir otra parte, con los mínimos costes, de modo que tengas a quién echarle la culpa.

Al final, la idea central reside en ese principio químico según el cual una mezcla no tiene por qué mantener la naturaleza básica de ninguno de sus componentes y acaba comportándose como una sustancia distinta.

El Nuevo primer ministro griego tiene muy claras cuales son sus prioridades: una posición fuerte para renegociar la deuda y la liberación de su país de las garras extranjeras, vestidas en esta ocasión de Troika, También tiene muy claro qué parte de su programa no puede ni quiere cumplir, por ser incompartible con el resto de sus propuestas e incluso con el sentido común: abrir completamente las fronteras y ofrecer barra libre de servicios sociales a todo extranjero que ponga sus pies en el país.

Así las cosas, es inútil buscar explicaciones ideológicas al extraño pacto entre la izquierdista Syriza y el ultraconservador ANEL: se trata de un acuerdo de intereses. Si Syriza quiere mejorar las condiciones de vida de los griegos tiene que administrar muy bien los escasos recursos del país y no se puede permitir aumentar el denominador de la división permitiendo la entrada en el país a cientos de miles de nuevos pobres. Si ANEL quiere salir de la irrelevancia, tiene que poder ofrecer algo a sus electores, y tanto le da pactar con la izquierda como con cualquier otro, siempre que pueda ver cumplida una parte fundamental de su programa.

El pacto es natural: Syriza necesita alguien a quien cargar el mochuelo de su marcha atrás en política de inmigración y ANEL necesita a alguien que le ayude a colocarse en el centro del escenario. Si además coinciden, como es el caso, en la necesidad e recuperar de un modo u otro la soberanía nacional, no hay dificultades reales para el acuerdo.

El único problema es que la fusión entre socialistas reales y nacionaliistas reales tiene un nombre muy feo. Pero ni siquiera ese peligro parece acechar el nacimiento de la nueva coalición, porque ese nombre, tan desagradable, está copado por otras siglas con las que cuidadosamente nadie quiere negociar.

Así las cosas, todos contentos.

Cuestión de incentivos.

Share