Demasiado guapa para estar pidiendo

Hospital de Regla, León.

Eso fue, ni más ni menos, lo que una vieja le dijo a una chica que pedía en las escaleras del Hospital de Regla, el pasado viernes, en la capital leonesa.

Y como siempre, lo que uno se pregunta al escuchar esta clase de frases, es qué era lo que la señora en cuestión le quería decir en realidad, porque a mí, por mucho que suene a piropo o a cordial conmiseración, no me la pegan con tan poco.Vosotros, lectores, seguramente lo interpretáis como yo y entendéis que le estaba sugiriendo hacerse puta. Lamento la crudeza, pero es que es lo que hay.

Vivimos en una sociedad en la que cada cual debe ofrecer a los demás lo mejor de sí mismo para salir adelante. Unos ofrecemos nuestro horario, otros ofrecen su inteligencia o su habilidad, y la muchacha aquella, de la que no puedo dar más detalles, salvo que efectivamente era bastante guapa, no podía estar pidiendo mientras pudiese ganarse la vida de cualquier otro modo.

El mínimo de ética parece haber desaparecido incluso en personas a las que, de oficio, considerábamos un tanto conservadoras en esta clase de asuntos. Que una anciana diga semejante cosa a una joven no sé muy bien si es una lección de la academia de la vida o un insulto encubierto.Lo que sí constituye, sin duda alguna, es un reflejo de la mecánica social en la que estamos inmersos, donde lo único que parece contar es la comercialización de las habilidades o ventajas de cada cual, sin otras consideraciones.

Quizás, como dijo un amigo, lo que la vieja quería decir era que con ese físico podía encontrar un buen marido y hacerse amada de casa, pero no suelo ser tan biempensante como para caer en algo así, y, al fin y al cabo, no distingo entre la prostitución reglada y la no reglada.

O quizás, añado yo, lo que quería verla era en una esquina cualquiera, ejerciendo el viejo oficio, para poder criticarla.

En todo caso, ya veis a dónde llegamos: a un mundo tan utilitarista donde la belleza no puede desperdiciarse en ruegos de caridad.

Manda carajo.

Share